Tres días con la agenda bien cargada nos han dejado sin tiempo para escribir, pero sí, los portavoces de la Generación No Hunger están en Guatemala. El domingo 20 aterrizamos en el país y desde entonces no hemos parado.

Primeras impresiones desde Guatemala

Los compañeros de ACH Centroamérica nos han recibido con los brazos abiertos. Veronica, Edgar, Marta, Jessica, Fernando, Edgar y Carlos nos guían en esta experiencia.

Los primeros pasos, reuniones explicativas sobre el contexto del país, donde la mitad de los niños menores de cinco años sufren desnutrición crónica. Pero ya sabemos que la desnutrición se puede no sólo tratar, sino también prevenir. Por eso estamos viendo cómo se trabaja también desde el agua y la agricultura para luchar contra el hambre.

Y de la teoría, a la práctica. Visitamos las comunidades de Las Lomas y Mojón La Mina y el Centro Nutricional de Jocotán (Departamento de Chiquimula). Y cada cual lo vivió a su manera:

Mayte: “Hasta hoy hemos visto dos comunidades, las dos muy diferentes. Mientras una estaba en pleno inicio de cambio, la otra ya había convivido con la ayuda de ACH durante más tiempo, y eso se nota a primera vista ya que las condiciones y los recursos de los que disponen son muchos más evolucionados. Esto confirma que la labor de ACH ayuda a que las comunidades progresen y se conviertan en lugares mejores donde vivir.”

Alberto: “Época de lluvias en Guatemala y lo que realmente escuchamos es SEQUIA, sequia relacionada con el cambio climático. Es difícil trasladar nuestras vivencias en dos días, pero la verdad es que han sido demasiado intensos, particularmente me quedo con las personas, tan parecidas a nosotros y todas ellas con una sonrisa que te atrae, que te seduce y que comparten todo lo que poseen”.

Noemi: “Gente diferente, como hecha de otra pasta es lo que nos hemos encontrado en Guatemala. Tanto la población con la que hemos tenido la oportunidad de interactuar como las trabajadoras y trabajadores de ACH me trasmiten esa energía que mueve el mundo y permite los cambios a los que tan necesariamente debemos aspirar. Para ello buscan e implementan pequeñas y grandes acciones que generan caminos alternativos, caminos por los que merece la pena luchar e involucrarse”.

Y seguimos en marcha…